Hemos pasado dos semanas y algo en El Balcón de Pilatos, disfrutando de la comodidad de la casa y sobre todo del jardín y de la piscina. El hecho de que pudiera estar cubierta, ha permitido que pudiéramos bañarnos independientemente del tiempo que hiciera.
La casa está equipada como pocas y conocemos bastantes. Espero que esto no cambie con los años y se mantenga así.
Tanto Lucía como Alicia (dueña de la casa) han estado pendientes de nosotros pero sin resultar agobiantes, algo que agradecemos.